Tipos de edredón

Lo normal cuando hablamos de un edredón es pensar en la clásica pieza de tela rellena de plumón o fibra sintética, y aunque el edredón tradicional sigue siendo el rey de los hogares, a día de hoy existen muchas variedades.

Edredón ajustable: Normalmente está pensado para los niños, por lo que lo más habitual es encontrarlos para cama de 90. Se trata de un tipo de edredón con una goma a los pies, parecido a una sábana bajera. Esta goma elástica hace que el edredón se aferre al colchón dificultando la movilidad del niño. Están recomendados para niños que se levantan o se mueven mucho por la noche. Son ideales, por ejemplo, para camas nido. No podríamos usar frazadas normales con este tipo de camas, ya que al meter o sacar la cama pueden salirse o engancharse fácilmente. Con los edredones ajustables, no tendremos este problema ya que permiten que la cama hecha se vea muy cuidada.

Saco nórdico: Es muy parecido al edredón ajustable. La diferencia está en que está formado por tres piezas: Funda de almohada, bajera y saco, y estas dos últimas están unidas por una cremallera que cumple la función que tenía el ajustable, que no se deshaga la cama. Son también muy cómodos, ya que no permiten que el niño se destape al no caerse por los lados ni desengancharse. De nuevo, es recomendable para niños inquietos.

Boutis: Son la natural evolución de los edredones. Son más acolchados y ligeros, por lo que están recomendados para la época estival, aunque combinándolos con mantas o sábanas, podemos utilizarlos durante todo el año. Actualmente es uno de los productos estrella en los hogares, por lo que podemos encontrar un sinfín de estampados y gramajes.


Otros productos que pueden interesarte


URBAN

LISO

DELHI

FARFALLE