Historia del edredón

El edredón nórdico es una prenda que ha estado toda la vida presente en nuestros hogare. Desde tiempos inmemoriales, el edredón, o su versión más rudimentaria, se utiliza para protegernos del frío. Se tiene constancia del uso de los primeros sacos con relleno de plumas en el siglo I A.C.

Fueron los países escandinavos los primeros en cambiar las pieles de animales por sacos de algodón, lino, seda o cáñamo, rellenos de plumas para combatir las frías noches nórdicas (de ahí le viene el nombre de nórdico), al comprobar que las aves utilizaban su plumaje, no solo para protegerse del frío, si no también de la humedad.

Con la llegada de la revolución industrial comenzaron poco a poco a introducirse en toda Europa. No fue fácil desbancar a las reinas de la época, las mantas de lana, pero el británico Samuel Jonson consiguió que la clase media inglesa se interesara por esta prenda anunciando que un edredón nórdico calentaba tanto como 4 mantas. Su sencillez y funcionalidad hicieron el resto y poco a poco todo el mundo tenía un nórdico en su hogar

Hoy en día el uso del edredón nórdico está en auge. Su poder calórico, la facilidad con que hacemos nuestras camas con él y el estilo de vida moderno, en el que no tenemos mucho tiempo para dedicar a las tareas domésticas, han sido determinantes para que así sea.


Otros productos que pueden interesarte


NEWYORK-BOUTI

NEWYORK-BOUTI

ELEFANTES

ELEFANTES

REGINA

REGINA

RONCAL

RONCAL